separaciónA la hora de divorciarse, elegir un buen abogado matrimonialista no es sencillo. Hay que dirimir muchos aspectos importantes de la vida de una persona, sobre todo en lo económico y lo afectivo. La custodia de los hijos y el régimen de visitas, la separación de bienes y la pensión de alimentos son algunas de las cosas a resolver tras una ruptura. Sin contar que el proceso puede acarrear mucho estrés a las personas y les consumirá bastante tiempo. Por eso es muy importante tener criterio al elegir al abogado de divorcios que nos representará.

Antes que nada, el profesional debe estar especializado en derecho de familia o al menos que haya atendido muchos casos de separación.

¿Cuánto podría asesorarnos por ejemplo un abogado penalista?

En este sentido la mejor elección será averiguar con cualquier amigo divorciado o preguntar en un despacho integrado por abogados matrimoniales. Si saben hacer su trabajo, podrán lograr que el proceso de ruptura sea lo más corto posible. Y muchas veces llegando al mutuo acuerdo con el otro cónyuge en ciertas cuestiones.

Además el abogado de divorcios debe hacernos sentir cómodos. La comunicación fluida es fundamental, porque durante las distintas etapas tendremos que resolver muchas cuestiones incómodas. Asuntos muy personales como la patria potestad y la separación de bienes, incluso tener que hablar de su matrimonio. Por eso debemos contratar a un profesional con el que podamos sentirnos en confianza, que sea reservado, discreto y atento.

Un buen abogado matrimonialista es aquel que tiene tiempo para los problemas de su cliente. Si no nos devuelve las llamadas, no nos recibe en su despacho personalmente y no nos demuestra su apoyo, definitivamente no funcionará para que el proceso de divorcio se lleve a cabo con éxito. Se trata no solo de un asunto legal sino también personal, y en este sentido es muy importante que nos sintamos respaldados por el profesional.

El abogado de divorcios intentará hacer lo mejor por nosotros, logrando que salgamos lo más beneficiados posible. Muchas veces puede que no comprendamos sus decisiones, y en ese momento debemos recordar que el experto en derecho de familia es él. Cuando se necesita actuar estratégicamente, el experto debe saber qué hacer. Ya sea por un divorcio contencioso o en una separación amistosa, contar con el apoyo de un buen abogado matrimonialista nos hará llegar a las mejores decisiones en cuanto a la separación de bienes, la custodia de los hijos, la división de las deudas y la futura vida de ambas partes.

share
online portfolio